Pages

Consejos de Cocina Sobre el Marisco

martes, 12 de mayo de 2009

Para descongelar el marisco se coloca en agua fría cubriéndolo con algo de sal, dejándolo reposar cerca de una hora. Una vez ablandado, se saca, se lava, se seca y se prepara como fresco. Se puede introducir en agua y vinagre antes de cocinarlo si se quiere que tenga un sabor dulce.


Para asar el marisco grande, una recomendación es la de saltearlo primero en una sartén con muy poco aceite de oliva durante 2 minutos. Luego se completa el cocinado en el horno caliente durante 15 minutos. Para que el marisco no se pegue en la sartén basta con cocinarlo sobre un fondo de cebollas, apio y perejil picado.

Para cocer el marisco es preferible utilizar agua mineral con sal gorda, en una cantidad tal que se parezca lo más posible al agua de mar. Por lo que a tiempos de cocción se refiere, las piezas pequeñas hay que echarlas al agua cuando ésta esté hirviendo y retirarlas cuando el agua vuelva a hervir. Para las piezas de marisco cuyo peso esté en torno al medio kilo, el tiempo de coción será de 10 minutos. Para las piezas de hasta un kilo, 15 minutos y las piezas con un peso superior necesitarán alrededor de 20 minutos para llegar al punto óptimo de cocción.

¿Sabias que....?
  • El pescado y el marisco congelado tienen las mismas propiedades nutritivas que el fresco. Se congelan a bordo de grandes buques pesqueros inmediatamente después de su pesca, rápidamente y a muy bajas temperaturas, lo que mantiene intactas todas sus propiedades.
  • El agua es el componente más abundante en el marisco y supone entre un 75% y un 80% de su composición. Su contenido en proteínas es elevado, unos 20 gramos por cada 100 gramos de producto. Algunos crustáceos como las gambas, los langostinos y la langosta pueden superar dicha proporción.
  • El marisco contiene únicamente entre un 0'5% y un 2% de materia grasa y en el caso de los crustáceos dicha cantidad no supera el 5%. El calcio, fósforo, hierro, magnesio, potasio, sodio y yodo son los minerales que más abundan en los mariscos. El calcio, por ejemplo, se puede encontrar en la generosa proporción de 128 miligramos por cada 100 gramos de producto en el caso de las almejas y berberechos. Las vitaminas hidrosolubles del grupo B, sobre todo, y las liposolubles A y D completan este sano y sabroso alimento.
  • Se recomienda el consumo moderado de marisco. Dado su elevado índice de ácido úrico, el marisco consumido en exceso, puede relacionarse con la aparición de "gota" (hiperuricemia: aumento de ácido úrico en sangre).

1 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola, hemos agregado un trackback (enlace hacia este artículo) en el nuestro ya que nos pareció muy interesante la información detallada pero no quisimos copiarla, sino que nuestros lectores vengan directamente a la fuente. Gracias... datacredito consulta gratis